10 años
Primer artículo
Fortalecer la cultura de la denuncia, esencial para lograr la paz social

La Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco fue creada en 1993 y ha contado con cuatro presidentes: Carlos Hidalgo Riestra (1993-1997), María Guadalupe Morfín Otero (1997-2001), Carlos Manuel Barba (2001-2007) y Felipe de Jesús Álvarez Cibrián (2007-2017).

A cada presidente le ha tocado una etapa en el proceso de institucionalización y hacer evidentes las acciones cada vez más efectivas del organismo.

No ha sido un actuar aislado; la CEDHJ trabaja para la sociedad jalisciense, por ello se ha vinculado con otras instituciones, actores sociales, medios de comunicación y, especialmente, con organismos civiles.

Es indiscutible que nuestro estado ha avanzado en materia de cultura de los derechos humanos, pero es un error de perspectiva creer que tal avance es definitivo, carente de posibles retrocesos o de retos por superar.

La democracia en México, y en todo el mundo, enfrenta riesgos muy serios, y, junto con ella, la cultura y las instituciones que la vuelven real.

La lucha por los derechos humanos nunca es definitiva, se actualiza generación tras generación y se replantea época tras época, para preservar los valores universales que sustentan la dignidad de toda persona.

El futuro asoma en el presente. Seguramente los jaliscienses sabrán preservar y fortalecer aún más una de sus grandes instituciones: la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco. Lo contrario sería renunciar a la dignidad.


La lucha por los derechos humanos nunca es definitiva, se actualiza generación tras generación y se replantea época tras época, para preservar los valores universales que sustentan la dignidad de toda persona.

Volver