DHumanos
Número 92
Imágen nota
>> Recomendaciones
La muerte evitable de dos neonatos
Dos días muertas, así le dijeron a una mujer de Tapalpa en agosto de 2017 los médicos del Hospital Regional de Ciudad Guzmán sobre las gemelas que llevaba en su vientre y que la CEDHJ comprobó que murieron debido a “imprudencia, negligencia e incumplimiento.

Dos días muertas, así le dijeron a una mujer de Tapalpa en agosto de 2017 los médicos del Hospital Regional de Ciudad Guzmán sobre las gemelas que llevaba en su vientre y que la Comisión Estatal de Derechos Humanos, de acuerdo a la Recomendación 39/2018, emitida el pasado 25 de septiembre, comprobó que murieron debido a “imprudencia, negligencia e incumplimiento de la NOM-004-SSA3-2012” de personal médico de dicha institución de salud.

La Recomendación fue dirigida al secretario de Salud, Alfonso Petersen, por violación de los derechos humanos a la legalidad en relación con el debido cumplimiento de la función pública, el derecho a la protección de la salud y el derecho a la vida de las bebés.

Específicamente señala a personal médico adscrito al área de ginecoobstetricia, la médica Ana Patricia Íñiguez Barajas, directora del hospital, y el médico José Luis López González, también del nosocomio ubicado en Ciudad Guzmán.

La Recomendación pide al secretario Petersen garantizar atención integral y la reparación del daño a las víctimas directas e indirectas, de acuerdo a la Ley General de Víctimas, “como un acto de reconocimiento, atención y debida preocupación por las víctimas de violaciones de derechos humanos cometidas por los servidores públicos involucrados”.

Incluso, la CEDHJ en su resolutivo detalló que es igualmente grave y vulnera el Estado de derecho la no instauración de los procedimientos que resuelvan la probable responsabilidad de los funcionarios, o bien “simularlos o imponer sanciones demasiado leves, contrarias al principio de proporcionalidad”.



Crónica de dos muertes evitables

En su Recomendación, la CEDHJ señala que el 22 de agosto de 2017 la quejosa, con dolores de parto, se dirigió desde Tapalpa al hospital regional en Ciudad Guzmán –una distancia de 45 kilómetros– para solicitar atención médica, y que 22 días antes había ido a recibir también atención, cuando le señalaron el alto riesgo de su embarazo por ser gemelar y primerizo.

Pese a la orden de cirugía entregada, no fue atendida porque, según informaron a su madre, los doctores estaban en otra operación, por lo que ambas se retiraron a otro hospital, donde el médico que la revisó les dijo que las bebés estaban por nacer y recomendó regresar al hospital regional en ambulancia, pero, ante la tardanza del vehículo de emergencia, el regreso se hizo en un vehículo particular.

“En el hospital regional se dirigió a Control, la pasaron, le tomaron signos, le practicaron un ecosonograma y la llevaron a cirugía. Después de la intervención quirúrgica, un médico le informó que las bebés tenían dos días muertas”, dice el informe de la CEDHJ.

“Yo le comenté (al médico) que sí sentía que se movían las bebés y el doctor me comentó que era probablemente por el líquido que ahí traía, por lo que yo estoy segura que los bebés se murieron por la tardanza de no atenderme en el momento oportuno. Me atendieron después de la cirugía y me dieron mi alta médica el día 23 de agosto, aproximadamente a las 15:30 horas”, narra la víctima en su queja.

El 29 de agosto de 2017 se admitió y se radicó la queja 6972/2017/III, ya que de los hechos narrados “se advertían presuntas transgresiones de los derechos humanos, por lo que se ordenó la práctica de todas las diligencias tendentes al esclarecimiento de los hechos”.

Las negligencias médicas encontradas en las investigaciones iniciaron antes del nacimiento de las bebés, comprobando que hubo un mal seguimiento prequirúrgico de la paciente, pues las niñas tenían dos días de haber fallecido al momento en que finalmente nacieron.


Juan Carlos G. Partida