DHumanos
Número 82
Ombudsman
la voz del ómbudsman
No más violencia hacia la mujer
La violencia contra las mujeres ha sido un tema que se platica en lo privado, y que por conocido se calla, como si fuera parte natural de las relaciones entre mujeres y hombres.

El artículo cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos señala que el varón y la mujer son iguales ante la ley; sin embargo, la igualdad para el sexo femenino ha sido uno de los derechos más cuestionados en todos los ámbitos.
La violencia contra las mujeres ha sido un tema que se platica en lo privado, y que por conocido se calla, como si fuera parte natural de las relaciones entre mujeres y hombres y del poder desigual entre ambos sexos. El fenómeno tiene implicaciones en la salud pública, en las violaciones de derechos humanos y en el incumplimiento de obligaciones del Estado mexicano en el ámbito del derecho internacional, lo que genera incertidumbre y el quebranto de la dignidad humana.
En nuestro país, es un problema de gran dimensión y una práctica social ampliamente extendida que parece ser parte de nuestra cultura; no se trata de actos aislados, sino de una constante y un patrón de conducta repetitivo. No es sencillo que una mujer salga de un drama de violencia en su hogar, en su relación de pareja, en su centro laboral, si no obtiene garantías de protección y eficacia en la impartición de justicia.
Los organismos oficiales defensores de derechos humanos actuamos ante las violaciones previstas en convenciones y tratados internacionales incluidos en el cuerpo de leyes de nuestro país, los cuales en muchas ocasiones son transgredidos por acciones u omisiones de los mismos funcionarios públicos. Esta Comisión, como parte de su trabajo y ante la reiterada violación de derechos de las mujeres por la inapropiada respuesta de las instituciones encargadas de observar y analizar el marcado patrón de violencia hacia ellas para prevenirlo, atenderlo y erradicarlo, ha emitido 201 Recomendaciones a su favor en un periodo que va del 2 de agosto de 2007 al 7 de marzo de 2017, y como monto de reparación del daño 30 millones 904 mil 440 pesos a las mujeres víctimas de transgresiones a sus derechos humanos, con el propósito de que se tomen medidas de no repetición, que se generen políticas públicas encaminadas al fortalecimiento de la cultura de los derechos humanos, y garantizar la reparación integral del daño. Es importante entonces cuestionar si el gobierno del Estado de Jalisco y sus municipios han puesto en marcha verdaderas políticas públicas con perspectiva de género, tal como se ha comprometido México al ratificar los tratados internacionales que ha suscrito.
Valdría la pena comprometerse en una transformación social a partir del establecimiento de prácticas que faciliten el cambio de actitudes y comportamientos de grupos, comunidades, instituciones y sociedades. Ello implica adoptar una postura individual y colectiva más activa hacia la igualdad, tomando en cuenta que se beneficie a las mujeres y al conjunto de la sociedad mexicana presente y futura.
Conmemoremos un año más el Día internacional de la mujer haciendo conciencia de la importancia de este sector en el desarrollo de nuestro país y practiquemos desde nuestro entorno educativo, familiar, laboral, político y social, así como la tolerancia y el respeto máximo a su dignidad de ser humano.


Dr. Felipe de Jesús Álvarez Cibrián
Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco
Volver