DHumanos
Número 92
Imágen nota
>> Nuestras acciones
CEDHJ exige trato digno de los cuerpos en Ciencias Forenses
Extenuante, pero con mucho compromiso social, es el trabajo que ha realizado esta defensoría con motivo del recorrido que hizo por la vía pública de la zona metropolitana un tráiler cargado de cadáveres, en condiciones que atentan contra la dignidad humana.

Extenuante, pero con mucho compromiso social, es el trabajo que ha realizado la defensoría pública de derechos humanos con motivo del evento suscitado por el recorrido que hizo por la vía pública de la zona metropolitana un tráiler cargado de cadáveres, en condiciones que atentan contra la dignidad humana.

Desde el 19 de septiembre, la CEDHJ mantiene presencia permanente en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses y participa como observadora en la comisión que da seguimiento a las inhumaciones de los cuerpos de las personas localizados en dicho vehículo, con la participación de personal de varias áreas de la institución.

“Se trata de localizar, de ubicar violaciones a derechos fundamentales, graves violaciones a derechos, irregularidades, dilaciones en los procesos en todos y cada uno de los 444 asuntos de personas fallecidas, no reclamadas, que se encontraban físicamente en las instalaciones del IJCF”, explicó la coordinadora de la investigación, Isabel Gallaga González. Tan sólo en 42 días (del 18 de septiembre al 27 de noviembre), la visitaduría ha iniciado de manera ininterrumpida 380 actas de investigación y se han revisado 290 carpetas integradas por el Ministerio Público, con un equipo administrativo y otro operativo, para atender la contingencia. Tanto con el estudio de actas como de carpetas, la CEDHJ determinó abrir 120 quejas ya formales contra la Fiscalía y contra el IJCF por presuntas violaciones de derechos humanos. Además se realizaron cuatro exhumaciones de personas ya identificadas.

También fue posible detectar cuatro actas de investigación en las que se hallaron irregularidades; por ejemplo, el hecho de que los primeros respondientes o policías tomaran el mando y conducción de las investigaciones en lugar de hacerlo el agente del Ministerio Público, quien, posteriormente, no instruye sobre cómo deben actuar e iniciar las pesquisas. “Es evidente la falta de claridad y la falta de comunicación”, explicó Gallaga.

Hay casos en los que, luego del hallazgo del cadáver, no se realizó la investigación; por tanto, no hay identificación ni reclamo de los restos. El pasado 27 de noviembre, en ocasión de la visita de los diputados integrantes de la comisión legislativa de derechos humanos, el titular de la defensoría pública, Alfonso Hernández Barrón, declaró que este suceso es “uno de los desafíos más fuertes, que implicó un escenario de trabajo muy complicado”. Recordó que meses antes del hecho del tráiler, en marzo, la CEDHJ emitió una Recomendación general que no atendió la autoridad competente como proponía el organismo, y que detona en septiembre con el desplazamiento por las calles de la ciudad de este vehículo con cuerpos. “Esto dejó claro que hubo una indebida atención a un asunto que veníamos señalando respecto a la apertura de panteones forenses, del trato adecuado, de la adecuada integración de las carpetas de investigación con los perfiles que permitieran la identificación de los cuerpos por parte de los familiares de las víctimas y otras peticiones”, manifestó el defensor. Con esta crisis, personal de la CEDHJ ahora acompaña a víctimas de personas desaparecidas en su dolor y en su trámite de identificación; no se trata de una actividad de papeleo, sino del trabajo físico dentro y fuera de Ciencias Forenses.

De la contingencia del tráiler han resultado 444 personas inhumadas y más de 60 hallazgos posteriores.

La CEDHJ ha abierto una investigación por cada persona que es inhumada, y hay permanencia institucional más allá de horarios de oficina, mediante su personal, en el IJCF con la finalidad de que los restos de las personas sean tratadas con dignidad y que se respeten los derechos de los familiares de los desaparecidos.